Saltar al contenido

Cómo elegir un lector de código de barras

como-elegir-lector-de-código-de-barras

Con intención de ayudarte a tomar la mejor decisión sobre la compra de tu lector, a continuación, dispones de una lista de factores que deberías considerar para identificar las necesidades específicas de tu negocio.

Tipología de los códigos de barras

En función de los diferentes tipos de códigos de barras con los que tengas que tratar necesitarás asegurarte de que el dispositivo puede reconocerlos. Por supuesto, cuanto mayor sea la compatibilidad del escáner mayores serán las opciones de uso.

Si tu negocio utiliza un formato que se sale de lo convencional, comprueba que está incluido en el modelo de lector de codigo de barras que has elegido.

Códigos de Barras Lineales o 1D

  • UPC consta de 12 dígitos y es la simbología más utilizada en el comercio minorista de EEUU, pudiendo codificar sólo números.
  • ISBN es el sistema estándar de numeración internacional de libros. Cada libro publicado debe tener un código ISBN único, que le asigna su editor.
  • El formato EAN-13 es un código internacional de trece dígitos que identifica un producto de forma exclusiva. Generalmente se emplea en los puntos venta y stock de artículos.
  • El Code 39 es el formato de código de barras de una dimensión más utilizado en el mundo, siendo muy común en identificación, logística, inventarios y usos industriales.
  • El Code 128 es capaz de codificar los 128 caracteres ASCII. Se emplea en logística, distribución y transportes.
  • ITF-14 / GTIN-14 se emplea en el canal de gran distribución al ser un formato de alta tolerancia.
  • PDF417 es un código apilado que se utiliza con frecuencia en acreditaciones e identificaciones, seguridad y en muchos servicios estatales, como servicios postales o impresos oficiales.

Códigos de Barras Bidimensionales o 2D

  • El código Data Matrix permite todos los caracteres ASCII hasta 2,000 caracteres. Es omnidireccional. El tamaño de la etiqueta dependerá del número de datos que contenga.
  • El código MaxiCode admite hasta 93 caracteres y todos los caracteres ASCII. Siempre mantiene un tamaño de 1,1×1 pulgadas y es idóneo para bandas transportadoras de alta velocidad.
  • El código QR es uno de los códigos 2D más populares. Se diseñó para ser decodificado en alta velocidad. Codifica imágenes y todos los caracteres ASCII. Acepta hasta 7.089 caracteres.

Frecuencia de uso

La cantidad de lecturas a las que expongas al lector de códigos de barras es otra característica importante que debes plantearte. Por supuesto, no todos los negocios y empresas tendrán las mismas necesidades.

En sectores industriales donde se requiere una captura automatizada en líneas de producción, necesitarás una fiabilidad y una mayor durabilidad de los equipos. Algunos de estos escáneres incorporan tecnología de reconstrucción de códigos, así como diferentes tipos de protección IP (Industrial Protection). Estas unidades permiten realizar un gran volumen de lecturas a gran velocidad y a distancia. En entornos tan exigentes necesitas un lector de código de barras que agilice la cadena de suministro adaptándose a cualquier espacio y siendo capaz de leer cualquier código de barras sin importar el material en el que esté impreso, su calidad o tamaño.

Por otra parte, los lectores diseñados específicamente para el sector minorista o puntos de venta facilitan una lectura rápida tanto de códigos unidimensionales y bidimensionales como de documentos impresos en papel o en la pantalla de cualquier dispositivo. En general, son totalmente configurables. El volumen de lecturas dependerá del modelo que escojas ya que varían de manera sustancial de unos a otros.

Forma de empleo

Dada la amplia variedad de modelos de lectores de códigos de barras, debes considerar el formato del escáner en función de lo que mejor se adapte a las necesidades del usuario final. En cualquier caso, es importante que apuestes por unidades cuyas dimensiones aporten la máxima comodidad de manejo.

Existen muchos tipos con diferentes características según el entorno y la aplicación.

Manuales

Suponen, con diferencia, el formato más común por su sencillez de empleo. Es muy recomendable tener en cuenta el peso y las dimensiones de la unidad para que resulte ligera y ergonómica. Son los modelos más económicos.

Semi-fijos

Estos lectores han sido diseñados especialmente para ser colocados sobre mostradores o escritorios. También, ofrecen un soporte para la operación con manos libres. Además, tienen amplias áreas de lectura para reducir la necesidad de apuntar.

Fijos

Son los formatos más especializados en comparación con los otros tipos porque deben integrarse en un sistema automatizado más grande. Se han desarrollado para montarse en una línea transportadora y se activan por sensores y controladores externos cuando los elementos pasan por delante. Están disponibles en una amplia gama de velocidades para operar, incluso, en líneas de ensamblaje de muy alta velocidad sin la intervención del usuario.

Autónomos

Más que de un lector de códigos de barras se trata de la combinación de la funcionalidad de un ordenador y un escáner en un solo dispositivo, semejante a una tablet. Permiten una total movilidad mientras almacenan información en la memoria interna o se comunican a través de Wi-Fi o WAN a un smartphone. Suponen la solución ideal para aplicaciones de administración de inventarios y el seguimiento de mercancías porque son capaces de leer el código de barras de un artículo y compararlo con una base de datos precargada.

Ambiente y zona de utilización del dispositivo

A la hora de elegir un escáner de códigos es recomendable valorar el destino donde se va a utilizar.

Para dedicar el dispositivo a un uso general es importante que la zona no presente situaciones extremas de humedad o polvo. Además, debes considerar el riesgo de caídas accidentales del aparato y elegir un modelo lo suficientemente robusto.

Cuando se trata de capturar códigos de barras en un almacén o en una línea de producción industrial, es necesario prestar especial atención a un diseño altamente duradero. En estas condiciones extremas, será necesario que sean resistentes al polvo, a los aerosoles y que estén impermeabilizados para poder ser utilizados en el exterior. Además, deben tolerar todo tipo de caídas, golpes y temperaturas.

Tipología de conectividad

Los primeros modelos de escáner de código de barras nacieron para sustituir la entrada de datos a través de un teclado. Por ese motivo, utilizaban la conexión PS2 lo que obligaba al usuario a compartir este tipo de puerto. Actualmente, está en desuso ya que no resultaba práctico ni especialmente rápido.

Hoy en día, prácticamente todos los lectores de códigos de barras emplean una conexión USB. También, existen otras alternativas como bluetooth, wifi o radio frecuencia.

Plug & Play

Es una característica que incorporan casi todos los periféricos disponibles en el mercado. Tal y como indica su nombre, que en español sería “enchufa y usa”, una vez conectado al ordenador ya estará listo para funcionar sin necesidad de buscar un software específico.

Conexión Cableada

El dispositivo se conecta mediante un cable al ordenador. Puedes encontrar diferentes tipos de puertos en función del modelo: USB, PS2, RS232C y RJ-4X. También, encontrarás disponibles otros puertos patentados para modelos con uso más específico. Las unidades cableadas tradicionalmente resultan más económicas. Evidentemente, la longitud del cable limita de manera notable su uso.

Conexión Inalámbrica

Hoy en día, son más comunes los escáneres inalámbricos debido a la reducción en su precio. Operan de la misma manera que un modelo con cable, con la particularidad de que necesitan comunicarse con una estación base de forma inalámbrica. Es la estación base la que se conecta al ordenador a través de un cable.

La gran mayoría de los lectores inalámbricos usan Bluetooth o Wi-Fi para comunicarse. En general, tienen un alcance de unos 10 metros. Algunos modelos especializados pueden transmitir a distancias cercanas a los 100 metros. Los lectores inalámbricos proporcionan una mayor movilidad y libertad de manejo.

Una vez que hayas analizado los factores anteriores llega el turno de decidir sobre qué formato o tipo de lector de codigo de barras es el idóneo para ti.